Maléfica – ¿Sororidad en Disney?

No se puede mostrar la imagen

Disney, la Bella Durmiente y …feminismo?! Ocurrió?

Sí chicas, ocurrió. La sororidad ha aterrizado en el lugar menos pensado. No nos la vimos venir, pero “Maléfica” -la reversión de “La Bella Durmiente”- de principio a fin es una inesperada -inesperadísima!- metáfora con mucho y muy colorido power feminista. Y sí, de nuevo inesperadamente, quienes la produjeron fueron ni más ni menos que los muchachos de Disney. Esos mismos muchachos que llevaron a la gran pantalla la mencionada pesadilla… perdón, película animada “La Bella Durmiente” allá por 1959, la fábula más misógina y humillante de su haber (y miren que hay que liderar esa lista del horror!), con un estereotipo femenino “protagonista” -duerme durante tres cuartos de “su” película- con una autoestima similar a un felpudo lleno de caca y con menos autonomía que un mueble.

Pero vamos por partes: Fui a ver “Maléfica” al cine fresquita ni bien estrenada en el 2014, principalmente porque era mi primer película en 3D y porque mi madre tiene una adoración especial con Angelina Jolie. Más alla de la atracción de la nueva tecnología, y del amor de mi mamá por la actriz, sinceramenta no esperaba mucho -ya aclaré que es una reversión de la peor fábula del universo?-. Pero me atraganté con mis expectativas ni bien arrancó, y me seguí atragantando a medida que se desarrollaba la trama. Me retracto un montón, y en breve les voy a explicar por qué.

No se puede mostrar la imagen

Para las que no la vieron, les diré que está impecablemente realizada (actuación, efectos especiales, vestuario, escenografía, maquillaje, iluminación, composiciones de cuadro y movimientos de cámara, banda sonora) y que así y todo, ese aspecto queda opacado por el enorme mensaje metafórico que tiene por motor.

El guión esta vez es –como no podía ser de otra manera y se nota- de una mujer, Linda Woolverton. Está protagonizada por Angelina Jolie –Maléfica-, Elle Fanning –Aurora-. El tema principal de la película fue interpretado por Lana Del Rey. La dirección estuvo a cargo de Robert Stromberg. La fecha de estreno fue el 30 de Mayo de 2014.

Contadas con los dedos de una mano son las películas que se ganan mis cinco “tomates verdes fritos”, pero Maléfica sin lugar a dudas es una de ellas, integrando así el PODIO de La Sororiteca. Aplausos por favor. 

No se puede mostrar la imagen

Dato curioso: Vivienne Jolie-Pitt -una de las hijas de Angelina Jolie y Brad Pitt- interpreta a Aurora en su niñez. Comparte con su mamá una escena con un nivel de ternura comparable a tener en brazos un gatito bebé con espuma en la nariz.

Veanla, y después vuelvan a esta reseña a leerse toda la defragmentación que sigue, porque la voy a separar en mil pedazos en pos de explicar la metáfora feminista que es “Maléfica”. Vayan, disfruten y vuelvan.

Nos leemos en unas horas!

……………………….

ATENCION: Si no viste “Maléfica” NO SIGAS LEYENDO. La reseña que sigue está PLAGADA DE SPOILERS. Te cago la película, en criollo.

………………………

(Recomiendo leer la reseña escuchando la Pista de Soundtrack Original que también te dejo al final de esta página)

Entonces, el film comienza con Maléfica de niña, viviendo en “El Páramo” un mundo de libertad, ideal, sin ningún tipo de autoridad o rey dominante -sólo una protectora-, en donde interactúa con igualdad tanto con masculinos como con femeninos, sin importar esta distinción, ni ninguna otra. Vive en un mundo anarco-feminista, en donde reina la paz y la equidad.


En este mundo feminista, un día se introduce un “hombre” que pertenece al “Mundo de los Hombres” -este mundo representa la sociedad machista, capitalista patriarcal, en donde sí tienen rey y nadie es igual a nadie, todo está clasificado en género, razas y clase- y todos los habitantes de “El Páramo” le temen. El niño -Stefan- enseñado en ese mundo perverso, a momentos de llegar intenta robarse una joya, que en su mundo tiene posibilidades de monetización. Maléfica lo enfrenta, y le hace devolver la joya robada. Esta, al tenerla en su poder, la arroja al río.

Stefan : -“Si sabía que ibas a tirarla no la hubiera devuelto“-
Maléfica: -“No la tiré, la devolví a su hogar“-

Es decir, si sabía que ibas a desperdiciarla, a desaprovechar su valor me la quedaba igual. Este diálogo, si bien pasa desapercibido, es sumamente importante, ya que describe la forma de pensar de los hombres en el mundo de los hombres: ven algo -o alguien- con determinada posibilidad de satisfacerlos, y lo -la- toman sin preguntar, sin considerar que el valor potencial de eso que desean no define su razón de ser. Que no está ahí para ser tomado por ellos.
Maléfica lo despide en paz y al hacerlo se quema con el anillo de metal de Stefan, única posesión valiosa que tenía. Acá tenemos otra metáfora del patriarcado: Las hadas, es decir, las mujeres, no pueden tocar el metal, metáfora de dinero, ya que este es un bien de intercambio reservado para los hombres en el mundo de los hombres.
Stefan, inspirado por el comportamiento de Maléfica, en un rapto de libertad, decide arrojar el anillo lejos para poder volver a tener contacto con ella, quien se ve conmovida por este acto, y le permite volver cuando así lo sienta a su mundo de libertad.


Stefan la visita regularmente, disfrutando de su presencia y de la libertad que “El Páramo” garantiza. Pero año tras año, al Stefan crecer en el “Mundo de los Hombres” va contaminándose cada vez más con sentimientos oscuros y encarcelantes. Ella sigue siendo libre, pero él ya no puede liberarse.
A los 16 años, Stefan besa a Maléfica diciendole que ése es un beso “de verdadero amor”, pero pronto desaparece y no vuelve a visitarla. Pájaro que comió, voló. O como Stefan no para de ser un machito hecho y derecho de este punto en adelante.
Para el “Mundo de los Hombres” la mera existencia de este páramo de libertad en donde habita tanto Maléfica como los demás seres “mágicos” -Todos los habitantes de “El Páramo” cuentan con “poderes”, lo cual es una metáfora bastante literal; el “poder” es autonomía, es fuerza interior, es solidez moral, y más- son muy peligrosos para su mundo, ya que representa una amenaza a todas sus estructuras. Aun sabiendo que este mundo “mágico” NO va a atacarlos -al contrario, podría liberarlos- deciden armar un ejército de soldados del metal para destruirlo, sin más razones que el miedo a lo diferente, a perder privilegios.

-“Cuando ascendí al trono, le prometí a la gente que un día conquistaríamos El Páramo y sus tesoros…cada uno de ustedes me juró lealtad a mí y a esa causa.”- dice el Rey a sus mulos en su lecho de muerte.

Nótese que el rey del “Mundo de los Hombres” deja muy en claro que él logró su corona únicamente con la promesa de destruir el páramo mágico. Con la promesa de destrucción de lo diferente levantó su imperio. Con la promesa de supremacía, de privilegios por sobre la igualdad. Una igualdad que no le estaba haciendo mal a nadie, sino que hacía muy felices y garantizaba una vida plena a los habitantes que gozaban de aquella libertad.

No se puede mostrar la pagina
El ejército de soldaditos del metal es derrotado, ya que estos habitantes mágicos, con sus poderes individuales y por sobre todo su unión, son más fuertes.
Al no poder ganar esta guerra de forma masiva, pública, leal, justa, el “mundo de los hombres” busca ganarla mediante la traición. Es Stefan, el afecto más cercano quien le corta las alas -metafórica y literalmente- a Maléfica, buscando su propio beneficio. Esto es muy importante, ya que en la sociedad machista, el primer “corte de alas” que recibe un individuo (el primer abuso, el primer estereotipo de género, la primer falta de respeto y más), es dentro del ámbito familiar, con uno o varios parientes o afectos directos.
Mediante ésta traición el “Mundo de los Hombres” gana.

Su afecto más cercano traiciona su amor, la deja sin alas y llena de odio, de ira, de sentimientos oscuros. La contamina. La contagia de los mismos sentimientos que lo llevan a él a cortarle las alas a ella. Ahora es ella quién quiere que él tenga alas para cortárselas, en venganza. Y su mundo se vuelve oscuro, angustiante, queda detenido en ese sentimiento, afectando también a los demás habitantes de “El Páramo”. Esta es una metáfora de que en el mundo de libertad, todos son uno solo.

No se puede mostrar la imagen
Sin alas, Maléfica no puede caminar, así que con magia transforma una pequeña ramita en un bastón gigante para poder hacerlo, como metáfora de que sin libertad, a menos que la recuperemos, vamos a necesitar un “bastón mágico” – es decir, diferentes tipos de adicciones, ya sea a sustancias, a personas o a actividades– para continuar. Sin libertad real, enfermamos.

Cuando Maléfica se entera que Stefan ya siendo rey, tiene una hija -que metafóricamente es las alas-, decide presentarse y “cortárselas”, pero como ella pertenece al mundo libre, y allí se crió, se presenta públicamente, -no finge ser su amiga, como hizo él al traicionarla-. Llega a la fiesta para avisar que va a “cortarle las alas” en 16 años. Le avisa que le echará una maldición a su hija. Le avisa, no lo traiciona. Pero al hacer esto Maléfica obra erróneamente motivada por sentimientos autodestructivos, y con ésta actitud egoísta y contaminada, con esta continuidad de guerra, aportando más leña a la hoguera del “mundo de los hombres”, le pasa gratuitamente a la generación siguiente, un legado muy negativo. Esta maldición, no es otra cosa que la literalización de la propia “maldición” que el “Mundo de los Hombres” echa sobre sus mujeres:

No se puede mostrar la imagen

Repasando la maldición: La niña vivirá siendo querida, feliz, y amada hasta sus 16 años –edad en que deja de ser niña para la sociedad y comienza a ser objeto de deseo-, se pinchará –implica dolor y sangre, así como sucede con la menstruación, que da paso de niñas a mujeres- con el huso de una rueca –el primer contacto con el símbolo del lugar de la mujer en “mundo de los hombres”- y caerá en un sueño de muerte –metáfora para la detención del progreso de la vida de esa mujer, a partir de ese momento se detiene, queda inerte, como muerta, pero viva, ya que lo que no se mueve, no se regenera, no crece, no cambia, esta muerto- del que sólo podrá despertarse con un beso del verdadero amor –es decir con el contacto con el único amor puro que existe, la libertad- esta maldición durará hasta el fin de los tiempos –se transmitirá por siempre de generación en generación- y ningún poder sobre la tierra puede cambiarlo –eso es lo que necesitan que creamos, para que sigamos obedeciendo-.

Las tres hadas madrinas no son seres “mágicos” tales como los son los del paramo ya que han vivido demasiado tiempo en el mundo de los hombres, por lo que fueron contaminadas y terminan siendo tres únicamente tres inútiles egocéntricas, que de lo único que las vemos preocuparse es de ellas mismas, o de que Aurora sea bella y dócil. Les suena? Si, las tres hadas son los estereotipos de género que revolotean alrededor de las mujeres desde pequeñas para que ocupemos el lugar que nos corresponde sin chistar. Para que no sepamos como cuidarnos solas, ni sobrevivir sin un hombre al lado.

Maléfica, por el contrario, cuida de Aurora y con el paso de los años se va forjando una relación. Aurora en el último año se acerca a Maléfica y le deja ver que la considera su verdadera “hada madrina”, lo cual realmente es, porque deja a Aurora ser libre, sin perder una mirada atenta de protección y guía.
Maléfica quiere revertir el hechizo pero ella misma no puede -la “maldición” cae siempre sobre las mujeres en el mundo de los hombres, haya hechizo o no- y Aurora al cumplir los 16 años luego de unas cuantos giros dramáticos, cae en el “sueño de muerte” tan temido.
Maléfica entonces al haber sido besada una única vez, aunque decepcionada tiene una pequeña esperanza que Phillip -el cheto banana que Aurora conoció en el bosque unos días atrás- quizás pueda despertarla de la maldición y lo lleva al castillo. Una vez ahí, lo encuentran las tres hadas madrinas de la cultura de la violación -si, las del estereotipo de género, esas- y le insisten en que bese a Aurora, a lo que Phillip se niega, ya que -OBVIO- no le parece correcto abusar de una persona que claramente no está dando su consentimiento. Las hadas madrinas del horror siguen presionando y cuando finalmente la besa, nada sucede. (A diferencia de la fábula original, en donde -todo lo contrario- la salvación de este “sueño de muerte” es que venga un tipo abusador a casarse con vos. Brrrr, que miedo todo, no?)

Atención que esta es la mejor parte: Claro que nada sucede! Si está claro que el “verdadero amor” no puede provenir nunca de un hombre en el “Mundo de los Hombres”, ya que el amor de verdad es querer bien, querer sano, no coartar la libertad del ser amado, es quererle libre.

No se puede mostrar la imagen
Aurora despierta con el beso de Maléfica porque es ella quién le muestra la libertad. Ella con la amenaza pública de su “maldición” genera un desencadenante que la obliga a vivir fuera del “Mundo de los Hombres” y le muestra otra vida. A su vez Aurora con su existencia libre y sin adoctrinamiento, despierta a Maléfica del “sueño de muerte” en el que quedó suspendida luego de la traición de Stefan, mostrándole y proponiéndole de nuevo la sororidad (“podría vivir aquí, y las dos nos cuidaríamos mutuamente” le dice Aurora mientras juega en “El Páramo”), por eso es Aurora quien literalmente le devuelve las alas –las cuales se preservaron durante todo ese tiempo intactas, ya que representan la libertad, y la libertad siempre puede volver a recuperarse, no importa cuantos años hayamos pasado sin ellas-. Y así las dos se liberan mutuamente.

No se puede mostrar la imagen
Entonces les tres, Aurora, Maléfica y el cuervo – el cual representa todo lo que la sociedad del “mundo de los hombres” considera paria- desean regresar al mundo de libertad en el que vivían, pero al verse inmersos en el corazón del “mundo de los hombres” tienen que luchar con uñas y dientes para poder salir. Finalmente Maléfica decide terminar la disputa sin más violencia, llegando a un acuerdo igualitario pero el rey del “mundo de los hombres” no puede desprenderse de esa necesidad de supremasía y muere en esa ley.
La grata sorpresa es que Aurora sobre el final retoma la relación con Philip, pero es Philip quien debe entrar en “El Pàramo”, es decir en el mundo de libertad -propio y ajeno-, para poder estar con Aurora. Y de esa forma ninguno de les dos compromete su integridad para poder estar con el otre. Les dos ganan. Les dos son libres. Les dos son iguales.

-“Así que como ven, la historia no es del todo tal como te la contaron, y yo debería saberlo ya que yo soy aquella a quien llamaron “Bella Durmiente”. Al final nuestro reino no fue unido por un héroe o un villano, como la leyenda lo predijo, si no por aquella quien fue ambas, heroína y villana…y su nombre era Maléfica.”-

Este último texto final deconstruye la trágica y única pertenencia binaria de “santa” o “puta” que el patriarcado ofrece a las mujeres, y le enseña a las nuevas generaciones -porque después de todo esta es una película infantil- que para poder salvarte tenés que darte la libertad de ser las dos, y todos los matices entremedio que se te de la gana ser.

De yapa -como siempre- les dejo la pista principal de la película en cuestión, en este caso se trata de “Once Upon A Dream” por Lana Del Rey.

Dato curioso: Fue Angelina Jolie la que pidió que la Newyorkina interpretara la reversión del conocido tema que canta Aurora cuando flashea con los animales en el bosque, en el largometraje original. Muy bien Angelina, Lana dió en el clavo y le imprimió a la banda sonora un tono mucho más oscuro e interesante. Que lindo verlas sororas, chicas.


Nos volvemos a encontrar en la próxima reseña!

Anna.

• Si te gustó la nota, compartila en tus redes! •

Comentarios

    1. Autor de la
      Entrada
      Anna De Marco

      ¡Gracias por tu interés Marisela! Todas las compañeras que quieran ser parte son bienvenidas 🙂
      Si el proyecto gusta, no te olvides de compartirlo y difundirlo para que les llegue a muchas más mujeres.
      Y cualquier duda, sugerencia, problema o comentario lo podés hacer mediante el formulario de contacto de la página o escribiendo directamente a hola@lasororiteca.com.ar
      ¡Abrazo sororo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *