El Cairo 678 – Defenderse es una decisión.

Esta semana La Sororiteca les trae una película que costó conseguir, pero que por eso mismo me empaqué en hacerlo. Patriarcado, machismo y acoso sexual en Egipto. Un film basado en la historia real de tres mujeres, que sentaron precedente en ese país que nos suena tan lejano y a la vez, después de ver la película lo sentimos acá a la vuelta. Porque la problemática de género es universal, es la misma que nos abusa, lastima, violenta y mata a todas por igual.

Film estrenado en 2010, dirigido por Mohamed Diab, protagonizado por Bushra -Fayza-, Nelly Karim -Seba- y Nahed El Sebai -Nelly-. Dato curioso: La película fue irónicamente perseguida y acosada, hasta vetada de varios festivales por “inmortalizar una visión negativa de Egipto”. Porque no hay nada más incómodo para el patriarcado que hacer de espejo de su mierda misma, los incomoda y violenta de una forma inimaginable. Es por eso que jamás dejaremos de hacerlo.

El Cairo 678 cuenta la historia de tres mujeres de clases sociales diferentes, una pobre, una de clase media y una de clase alta, las tres abusadas desde múltiples frentes cotidianos, mediante violencias invisibilizadas, acostumbradas a callar, a soportar, a sentir miedo y verguenza. Una de ellas viajaba todos los días en el autobús N° 678 sufriendo el acoso diario, y a partir de un curso de defensa impulsado por la segunda de las tres, decide comenzar a portar una navaja y reaccionar apuñalándo en los genitales a cada abusador que se creía con el derecho de humillarla. La tercera fue la primer mujer de todo egipto que se animó (pese a la condena social que eso conllevó) a denunciar un caso de acoso sexual. Sus vidas se cruzan y todas juntas intentan deconstruirse, empoderarse y decidir defenderse por sí mismas.

Entra sin pensarlo al podio sororiteco, porque no hay nada más sororo que alentar, apoyar y resistir junto a la compañera enseñándole el acto más empoderante de su vida: DEFENDERSE.

.

Y hasta acá llegamos si no la viste. ¡Nos leemos en unas horas!

 ……………………………………..

AVISO: La reseña que sigue contiene SPOILERS por todos lados. Si no la viste NO SIGAS LEYENDO. 

………………………………………

Lo primero que se me viene a la mente al terminar de ver el film, es que más que “El Cairo, 678” bien podría haber sido titulada “Buenos Aires, Línea 60″.

Es imposible no sentirse completamente identificada con esta película. Es imposible no sentirse motivada y refirmar, si es posible aún más, que hay que seguir visibilizando, hay que seguir reaccionando, hay que seguir hablando y denunciando, no sólo por nosotras, si no todas las demás. Hablar es un acto de sororidad.

Resultado de imagen para el cairo 678

Lo segundo que se me viene a la mente, o mejor dicho, que se queda en ella es el texto que dice “Seba” en su curso:

“Defenderse es una decisión. Voy a hacerles tres preguntas: … ¿Alguna vez fueron abusadas sexualmente? … ¿Cuantas veces? … ¿Cómo reaccionaron?”

¡Si tan sólo hubiera visto esta película en mis años bolicheros! Hubiera propuesto cambiar esos juegos vacíos de la previa, tales como el “Yo nunca” o “Viene un barco cargado de” por las preguntas de esta Egipcia: “¿Alguna, cuántas, cómo?“, para visibilizar lúdicamente todos los abusos vividos del grupo de amigas, y hasta para que los varones del grupo vieran el privilegio que tienen desde su nacimiento. “¿Alguna vez fueron abusadas sexualmente?” Claro que sí, la que dice que no es directamente un hombre. “¿Cuántas veces? ¿Cómo reaccionaste?”

Imagen relacionada

Imposible recordarlas todas más si, como quien les escribe, te manejaste independiente por la vida, o en transporte público desde una edad bien temprana. Y es a esa edad cuando arrancan los acosos porque el primero que puedo recordar, quizas porque fue el primero que visibilicé como tal, fue cuando tenía aproximadamente 6 años y caminaba una tarde por la calle, de la mano de mi mamá. Un veterinario fumando en la puerta de su local declaró muy fresco “Mmm ésta ya está en edad de merecer…“. Claramente no entendí a qué se refería, aunque sí entendí el rechazo que me generó su tono y más claro aún ví a mi mamá horrorizarse y caminar iracunda, despotricando, durante más de dos cuadras.Resultado de imagen para el cairo 678

El segundo que recuerdo fue la primera vez que vi un pene insolicitadamente. Estaba en 5to grado y caminaba sola, arrastrando mi mochila de rueditas a través de las 6 cuadras que separaban la escuela de mi casa. Escuché un chistido, giré la cabeza y ahi estaba: un hombre adulto masturbándose enérgica y orgullosamente con el miembro completamente afuera. Se reía. Seguí caminando en un estado de pánico mudo. No conté nada cuando llegué a casa.

La tercera que recuerdo (vuelvo a remarcar, las que recuerdo, porque sé que hubo muchas más en el medio, pero las que siguen prendidas a mi memoria son las situaciones en las que realmente sentí muchísimo miedo) tenía 12 años y durante meses un hombre adulto me esperó todas las mañanas (si, absolutamente TODAS) para cruzarme y tirarme todo su semen verbal al oído. Muchas veces corrí las 4 cuadras que me separaban del colectivo, otras veces caminé el doble para cambiar el recorrido, pero él siempre aparecía. Cerca de mitad de año comenzó no sólo a decirme cosas si no a aparecerse de repente masturbándose, por lo que terminé contándole a mi mamá y tuvo que acompañarme de allí en más hasta la Avenida. Cuando estaba ella no aparecía. Además de pedófilo, cagón.

Entre medio de estos sucesos, también sufrí un abuso sexual intrafamiliar, a los 11 años. Después se volvió a repetir con otro integrante de otra rama de la familia, a los 15. En ninguno de los dos casos fui separada de ninguno de los dos individuos, los seguí viendo siempre (internamente aterrada) en cenas, cumpleaños y asados. Después vinieron innumerables acosos y abusos más, algunos en espacios públicos, otros permitidos por mí misma y mi catastrófica autovaloración, devastada por toda esta mierda aprendida, y no sigo enumerando porque francamente no quiero aburrirlas.Resultado de imagen para cairo 678

¿Por qué nos cuenta ésto?” dirán.

Porque justamente me parece necesario decirlo, porque les estoy proponiendo casi a modo de juego sanador que hagan el ejercicio que indica la película. “Defenderse es una decisión. ¿Alguna vez fuiste abusada sexualmente?¿Cuantas veces?¿Cómo reaccionaste?” Hagan una ronda entre todas, en un cumpleaños, en una mateada. Escríbanlo en papelitos y pasenlo para el costado. Aveces son experiencias (de mierda) que no contamos ni hasta a las amigas más cercanas. Hablar sana, hasta haciéndolo a modo de experimento social. Nos quita la verguenza, nos quita el peso.

Resultado de imagen para el cairo 678

Nunca es la ropa, la graduación alcohólica en sangre, la calle, o la “mala suerte“, la razón porque hay acoso, abuso y violaciones es porque hay un acosador, un abusador o un violador que decide hacerlo. Y todos estos tipos son esposos, padres, hermanos, tíos, abuelos de alguien. No se olviden.

En la película misma hay una escena en donde las tres empiezan a hablar desde el patriarcado propio y a acusarse a una por puta, a la otra por cheta, a la tercera por santa.

Hay una frase (no sabría decirles de quién) que hace mucho me abrió los ojos sobre este concepto:

La creencia de que la mujer debe taparse para no sufrir una violación infiere que su cuerpo desnudo (en su estado natural) merece ser violado. Eso es misoginia en su estado más puro.”

¿Hubo alguna vez en la historia de la humanidad un hombre que fuera borracho, en cuero por la calle y sufriera una violación por esto mismo?

NO.

Mientras escribo estas palabras me entero que encontraron tirado, como basura, el cuerpo de Anahí.

Me inunda la tristeza, la rabia, la desesperanza. Y así es todos los días, cada 18 hs para ser exacta. Conlleva mucha fortaleza de espíritu hacerle frente a LA REALIDAD. No son hechos aislados, esto es lo que nos sucede a todas, todo el tiempo. Volvemos a casa de noche con miedo, de día con miedo, dentro de casa con miedo, en un bar con miedo. Y el miedo no es algo que nos cuentan, el miedo lo tenemos en el cuerpo.

Resultado de imagen para el cairo 678

Como dice la película: “Él ataca a mujeres débiles, que no hablan, que tienen miedo. Mírenlo a los ojos, ÉL va a tener miedo.”

Es hora de dejar de tener miedo y empezar a actuar. No hay nada más urgente que tu empoderamiento, compañera.

Y el miedo va a cambiar de bando, te lo prometo.

_____________

Nos volvemos a encontrar la próxima semana.

Anna.

• Si te gustó la nota, ¡compartila en tus redes! •

Comentarios

    1. Autor de la
      Entrada
      Anna De Marco

      Hola Lucía! Para recibir los enlaces de descarga de las pelis reseñadas tenés que suscribirte a La Sororiteca, es gratis y seguirá siendolo siempre. Cuando termines el proceso de suscripción va a llegarte un MAIL DE BIENVENIDA con todos los links. Si no lo recibís, revisá las carpteras de “Correo no deseado”, “Spam” y “Promociones”. Cuando lo encuentres movelo a la Bandeja de Entrada y marcalo como “Correo deseado” para no tener dificultades en correos posteriores.
      Abrazo sororo!
      Anna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *