Bridesmaids – ¿El humor como Abre Caminos?

Cachetazos literales de visibilidad sorora en una comedia grotesca, bizarra y escatológica. De Chicas para chicas.

Así es querida lectora, como feministas es urgente empezar a utilizar el humor como Abre Caminos. ¿A que me refiero? A reirnos de lo que nos oprime y quitarle poder carcajada a carcajada.

Entonces te recomiendo que te acomodes y te prepares para deslízarte en este tobogán de desventura sin igual, porque Bridesmaids (“Damas de honor”) se apodera olímpicamente sin pedir ningún tipo de permiso de uno de los géneros audiovisuales reservado hasta el momento únicamente para hombres: las comedias de enredos R-Rated (+18).

Ni hablar si a ese tipo de género le agregamos escatología. Jamás creeríamos en la posibilidad de que haya un personaje femenino en pantalla que no sea la madre, la novia medio gila, alguna vieja mala onda o la que tiene relaciones con/le practica sexo oral al protagonista.

Milagrosamente Bridesmaids es una comedia visceral que cuenta su historia no con una, sino con varias protagonistas femeninas quienes llevan el timón de la trama y nada tienen que ver con esos estereotipos. Durante dos horitas enteras, las chicas reivindican la capacidad femenina de andar en banditas, eructar, robar, vomitar, transgredir la ley, desear libidinosamente, tirarse pedos, trepar portones y hasta cagar en la calle. Si…leyeron bien.

Todo esta magia impulsada y enlazada por giros humorísticos que las van a descostillar de risa.

Escrita por Annie Mumolo y Kristen Wiig, y dirigida por Paul Feig. Protagonizada también por Kristen Wiig – Annie- , Maya Rudolph – Lilian-, Rose Byrne –Helen-, Melissa Mc Carthy –Megan-, Wendi McLendon-Covey –Rita-, Elizabeth Kemper –Becca-. Como suele suceder en este tipo de género de películas el Soundtrack no es original y utiliza canciones muy conocidas. Pueden escucharlo ACÁ.

 

Y por que tres tomates entonces? Aprovecho ya que no lo hice aún, a contarles que las calificaciones son dadas en función al contenido sororo y la importancia de esas escenas sobre el total de la película. Esta es una película cómica para adultos, y como tal se le da mas cámara a los gags humorísticos que al crecimiento de los personajes en sí, es por eso que se traduce en esta calificación.

Comedia pura al 100% desde el comienzo hasta el final (títulos incluidos), te prometo que viéndola vas a pasar un muy buen momento sororo y pochoclero. Recomendada para verla compartiendo con amigas una picada y una cerveza fría.

Por si les queda alguna duda de cuánto la van a disfrutar, pueden ver el tráiler…

Dato curioso:

El guión fue escrito -como les contaba- por las actrices y guionistas Annie Mumolo y Kristen Wiig. Amigas durante años, se conocieron a principio del 2000 en un grupo de improvisación de comedia de Los Angeles, donde escribían sketchs juntas. Despues de que Wiig trabajara en “Knocked Up” (2007), el productor de ese film, reconociendo los talentos humorísticos de la actriz le preguntó si no tenía ideas para un guión original de su autoría. Entonces junto con Mumolo pronto se les ocurrió “Bridesmaids”. Durante los siguientes años, realizaron la escritura del libro lentamente con Wiig trabajando en Saturdat Night Live en Nueva York y Mumolo puliendo el guión desde Los Angeles. Las dos se juntaban los fines de semana para continuar trabajando en él hasta su finalización.

Y hasta acá llegamos si no la vieron. ¡Nos leemos en unas horas!

……………………………………..

AVISO: La reseña que sigue contiene SPOILERS por todos lados. Si no la viste NO SIGAS LEYENDO. Te cago la película, en criollo.

………………………………………

 

Me decidí a dejar en lista de espera la película que tenía pensada para esta semana y a colar “Bridesmaids” en parte porque me la sugirieron mucho, pero principalmente porque me dí cuenta que todavía no teníamos una peli de humor en La Sororiteca. Y  siendo el humor una de las mejores pociones que tenemos las brujas para deconstruir y cuestionar, no podía faltar.

Les cuento que no la reseñé con el nombre con el que fue estrenada en los países hispanohablantes porque la traducción es una completa porquería: “Guerra de damas” se atrevieron a ponerle y no es en absoluto lo que termina siendo, todo lo contrario.

Es un tipo de película necesario para romper todos los moldes de adoctrinamiento femenino en la vida real y para romper también las barreras del humor convencional permitido en comedias “de mujeres”. Los cambios sociales empiezan a verse cuando llegan a lo cultural…y ahí se disparan.

Aunque no me agrada que toda la película gire en torno a lo que parece ser -junto con la maternidad- el único evento importante en la vida de una mujer (el casamiento…¡puaj!) esta película sigue siendo una bocanada de aire fresco en muchos otros aspectos.

Si bien la sororidad es el tema principal del film, lamenté también que se le regale demasiada cámara a los dos personajes masculinos. Siento que desdibuja un poco el foco. Quizás esta fue una decisión puramente marketinera, para no dejar afuera a lxs espectadores más romanticxs. Aún así, de forma difusa o clara, el film no deja de presentar la sororidad como herramienta indispensable para la liberación y es muy emocionante que suceda eso en una “pochoclera”.

¿Empezamos a repasarla?

Al comienzo del film Annie se presenta bastante sola, sin más amistades que su madre y su “mejor amiga” quién tampoco es de mucha ayuda ya que no la ha acompañado lo suficiente a recomponerse de una mala ruptura y un mal negocio. Tampoco Annie lo hizo consigo misma. Este lazo si bien es amoroso y presente, carece siempre de “cinco pal’ peso” para ser sororo. Las dos genuinamente se aman pero están inmersas en una mentalidad machista.

Annie coge con el que busca solo su placer (acá podemos ver una metáfora con el corpiño de Annie: ni él ni ella se lo saca al tener sexo, focalizando todo el interés en la penetración -como dicta el patriarcado- y dejándonos ver que Annie no se abre del todo). Toda la escena es super incómoda. Ella consiente buscando afecto pero no desea realmente. A él no le importa, con una sonrisa en la cara la echa de la casa de la que ni siquiera le dejo entrar el auto. Annie es tan machista que su propia misoginia la lleva a visitar semana tras semana a ese macho por demás desagradable y egocéntrico. Y como el patriarcado nos repite una y otra vez: hasta el peor de los machos vale más que todas las mujeres del mundo juntas. Es por eso que Annie en vez de recurrir a su única amiga o a ella misma, siempre recurre al macho de turno cuando las papas queman.

Hasta un poco más de la mitad de la película Annie se la pasa atravesando desopilantes desventuras super cómicas, si, pero todas desencadenadas por estar dirigida siempre por este pensamiento machista. Todas se suceden por no forjar lazos fuertes con mujeres y sincerarse con ellas. Cela a la amiga, no acepta que le paguen nada aún estando en bancarrota, las acusa de lesbianas por regalarle un viaje y arruina todas las fiestas o reuniones que preparan.

En esta primer mitad, el grupo de damas de honor son en su totalidad mujeres solas. No tienen amigas. Están en situaciones de pareja o familia en las que no son felices. Y por más que está bien que Annie exprese lo que siente de frente -eso es necesario- lo que no está nada bien es el foco desde donde ella ve toda la situación. Por eso siente lo que siente, y no puede conectar, al igual que las demás.

Un punto rescatable de esta etapa aún machista es que Annie rechaza la “ayuda” de Nathan, quien quiere “salvarla” de la forma en que “los príncipes” tienen que hacer con “las princesas”: decidiendo por ella. Luego, ella piensa y se da cuenta que no sabe por qué rechazó esa ayuda. Bueno Annie, estabas empezando una crisis beneficiosa que iba a finalizar empoderandote y sororizándote.

Annie no la está pasando nada bien y necesita ayuda pero en vez de pedirla confiando en el grupo, verbalizando, abriéndose, la pide sin darse cuenta con sus acciones. Y como toda la gente que la rodea está sufriendo su propio machismo, están todxs tan ensimismados que nadie puede ayudarla. La única empoderada realmente es Megan quien va a visitarla a su casa y le enseña la sororidad, empezando por reclamarle que nunca le devolvió las llamadas, a lo que Annie responde:

Annie: – ¿Para qué, Megan? Para decir “Hola, no puedo salir del sofá…”-

Megan hace un gesto como diciendo “si, ¿por qué no?”.

A:-…Me despidieron del  trabajo. Me echaron de mi departamento. No puedo pagar ninguna de mis deudas. Mi auto es un pedazo de mierda. No tengo amigos. La ultima vez que…-

M:-¿Sabés lo que me parece interesante de eso, Annie? Me parece interesante que no tengas absolutamente ningún amigo. ¿Sabés por qué es interesante? Porque acá hay una amiga parada enfrente tuyo, tratando de hablarte y vos eligís hablar del hecho de que no tenes amigos.-

A:- Sabes a lo que me refiero.-

M:- No, no creo que quieras ayuda. Creo que quieres una fiesta de lástima.- 

Megan comienza a picarla fastidiosamente, incluso morderla y golpearla con su propia mano en pos de representar los golpes de la vida. La cachetea literal y metafóricamente para despertar a Annie. Para que empiece a defenderse. Para que reaccione.

Luego de un llegar a un pico cómico y metafórico hermoso Annie le mete una linda cachetada a Megan:

Annie:-Lo siento.-

Megan:-Lindo golpe.  Qué bien, me alegra ver que tenes algo de vitalidad en vos. Sabía que Annie estaba en algún lugar.-

(…)

M:- Ok, perdiste a Lilian. Pero tenes otra mejor amiga sentada enfrente tuyo por si no lo notaste. Dejá de sentirte mal por vos misma. Porque yo no me junto con personas que culpan al mundo de sus problemas. Porque VOS sos tu problema, Annie. Y también SOS tu SOLUCIÓN.-

Una vez hecho este cambio, todo empieza a mejorar. Ella se da cuenta que estaba sumida en un pensamiento asfixiante, opresivo y solitario. Empieza a deconstruirse y por lo tanto crecer como persona, como individua en lo personal y en lo social.

El grupo también se irá afianzando a partir de la escena de Megan (Helena le confiesa llorando a Annie que se siente muy sola, y que no tiene amigas mujeres, Lilian le dice que está mal porque se va a tener que mudar de casa y no van a vivir más a cinco minutos). Megan es el punto de quiebre que le da paso a la sororidad en el film.

Cuestiones inconclusas: ¿Que cambios hubo en Becca y Rita? Ellas no estaban conformes tampoco con sus vidas, me hubiera gustado ver una resolución o mejoría en ellas también. Quizás (después de la escena del avión en donde borrachas se besan) más alá del “chiste” la resolución sea que se pongan a salir entre ellas y dejen sus vidas aburridas atrás. No lo sabemos, porque no se nos muestra. Entonces podemos imaginar lo que queramos.

Lo que me hubiera gustado: Ahh ojalá la película hubiera terminado con el abrazo final de Annie y Helen, o con uno grupal de todas las damas de honor. En cambio decidieron terminarla con Annie yéndose en el asiento de atrás del móvil policial, en plan romántico. No entiendo bien esa metáfora, quizás no lo sea y solo quisieron terminar la película con un tono de comedia romántica. A mi entender, de esa forma el mensaje pierde mucha fuerza.

Por último me queda rescatar otro aspecto sororo que pasa desapercibido en la película: El hecho de que la canción emblema de la amistad entre Annie y Lilian de pequeñas fuera “Hold On” (“Aferrate” en castellano) del trío de mujeres Wilson Phillips -la cual dejo debajo de éste texto para escucharla- . ¿Por qué resalto esto?  Porque me parece importante visibilizar que esta canción es sumamente sorora en la composición de su letra incentivándonos a no dejarnos pisotear, a romper cadenas, a no dejar que nadie nos impida avanzar o nos haga llorar, a abrir el corazón, a cambiar la mentalidad, a detener todas las injusticias de nuestra vida, a sustentarnos por nosotras mismas, a no estar cómodas con el dolor, a que las cosas sean a nuestra manera cueste lo que cueste, a pegar media vuelta y decirle chau a lo que no nos hace bien y por sobre todo a aferrarse. ¿A aferrarse a qué? Bueno, no lo dice específicamente, pero yo propongo que sea a LAS AMIGAS.


Nos volvemos a encontrar en la próxima reseña!

Anna.

• Si te gustó la nota, compartila en tus redes! •

Comentarios

    1. Autor de la
      Entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *