Amigas para siempre – Una para todas y todas para una.

 

El despertar sexual, el descubrimiento del cuerpo propio y ajeno, la eterna lucha por la igualdad de posibilidades y trato, la deconstrucción de género, un misterio por resolver, un verano en los años ’70 y cuatro amigas para atravesar codo a codo todos estos cambios.

No se puede mostrar la imagen

“Amigas para siempre” retrata dos momentos en la vida de un grupo de fieles amigas de un pequeño pueblo de los Estados Unidos. Comenzando desde su adultez en 1990 para enseguida remontarnos a 1970, en donde se desarrollará la mayor parte de esta historia de amistad y crecimiento.

No se puede mostrar la imagen

Protagonizada estupendamente en su niñez por Christina RicciRoberta-, Thora Birch –“Teeny”-, Gaby HoffmannSamantha– y Ashleigh Aston MooreChrissy-.Los personajes en su etapa adulta son interpretados por Rosie O’DonnellRoberta-, Melanie Griffith  -“Teeny”-, Demi MooreSamantha– y Rita WilsonChrissy-. Estrenada en el año 1995, escrita por I. Marlene King y dirigida por Lesli Linka Glatter. Como banda sonora ambientadora utilizan canciones conocidas de la época que retratan. La única canción original utilizada lleva como título el mismo nombre del film “Now and then” (“De vez en cuando” en español) fue escrita e interpretada por Susanna Hoffs. Pueden escuchar la divertida banda sonora completa haciendo click acá.

Dato curioso: La nena que actúa como la hermanita pequeña de Samantha –Angela- es la hija en la vida real de Demi Moore, Rumer Willis, quien en su momento tenia 5 años. Éste fue su debut cinematográfico a la edad de 5 años.

Recomendada para Pijama Party de amigas a puras golosinas y gaseosa!

Y hasta acá llegamos si no la viste. ¡Nos leemos en unas horas!

……………………………………..

AVISO: La reseña que sigue contiene SPOILERS por todos lados. Si no la viste NO SIGAS LEYENDO. Te cago la película, en criollo.

………………………………………

No se puede mostrar la imagen

En la primera escena, se nos deja bien en claro cuál va a ser el tema principal: Las cuatro protagonistas están jugando con lxs niñxs del barrio a un juego en donde para poder ganarlo, la unión tiene que hacer la fuerza. Y esa es la premisa de toda la película, la unión. Tejer redes sororas de contención y cuidado entre nosotras para beneficiarnos y pasarla bien en el trayecto. Esto es lo que hace que Amigas para siempre se diferencie de las demás películas infantiles.

Aun así, el film pareciera dividido en dos. Por un lado, la historia sorora, con algunas falencias sí, pero super rescatable, querible y recordable. Con las cuatro chicas bastaba para sostener una gran película. Por el otro, una segunda historia fría, marketinera, llena de nombres conocidos, clichés y actuaciones desganadas. Es por eso que toda la parte de las protagonistas adultas voy a desestimarla casi por completo ya que considero que está de más en la historia.

Entonces yéndonos a ese verano de 1970, es importante cómo se muestra en las chicas la búsqueda de mayor independencia o libertad que aparece junto con la edad, reuniendo dinero de forma colaborativa y autogestiva para conseguir la casa del árbol que necesitan. Tienen un proyecto y ponen manos a la obra para realizarlo, no se lo piden a los padres directamente, no buscan alcanzarlo de forma cómoda, ellas se proponen un objetivo grupal en común y lo logran. Bravo.

Dentro de ese barrio, existe un grupo de varones a los que llaman “Los gusanos”. Ellos representan el machismo. Son el enemigo que se presenta de repente y por el simple hecho de ser mujeres, las agrede. Con planes fríamente calculados, con intenciones de humillar y sodomizarlas. Son quienes una vez perpetrado el acto, escapan cobardemente para no enfrentarse a consecuencias ni a su propia estupidez.

Roberta es la primera en enfrentarlos. Durante el ataque protege a sus amigas y luego persigue corriendo a “los gusanos” que escapan en bicicleta cobardemente:

Roberta: “¡Nos la van a pagar gusanos! ¡Y nosotras siempre nos la cobramos!

Gusano: “Si claro… ¡Como si tuviéramos miedo de un montón de niñas!”

Roberta: “¡Si, deberían tenerlo!”

Roberta fue criada por su padre de igual a igual junto a sus tres hermanos, por lo tanto ella está empoderada, sabe defenderse y lo hace. Ella representa a la mujer alejada del estereotipo femenino pasivo que el patriarcado nos asigna según los genitales con los que nacemos.

Vemos entonces como mientras Roberta responde a los ataques, Chrissy, que fue enseñada con el modelo más débil e indefenso de mujer, ni siquiera se agacha cuando le arrojan una bomba de agua llena de gelatina a la cara.

Volvemos a ver estos paralelismos en la escena en que las chicas en la cafetería completan un cuestionario de una revista de género sumamente estereotipada –increíblemente hoy en día podemos seguir encontrándolas tal cual…- en la cual Roberta al verse asqueada por las opciones de respuesta que propone la revista, opta por inventar una propia “E) ¡Ninguna de las anteriores!” mientras que Teeny (Sobrenombre que quiere decir “diminuto, minúsculo” tal como propone el estereotipo de mujer más cliché, que ella cumple a la perfección) elige “D) Todas las respuestas anteriores”.

No se puede mostrar imagen

En esa misma escena, veremos como por primera vez la camarera, cobrándoles, les dice:

Camarera: serian $1,90 CHICOS.”

Chrissy: “Somos chicas…”

Camarera (mirándola fijo): “Lo sé.”

Las llama así porque no están bajo la supervisión de ningún adulto ni de ningún hombre, manejan su propio dinero, tienen planes, libertad…Y las mujeres no hacen eso, no?. Entonces deben ser hombres. Tienen que serlo. Y si no lo fueran, eso las pondrá en su lugar. La camarera volverá a llamarlas de esa forma una vez más en la película, cuando las chicas le ofrecen contratar sus servicios de espiritista. Que sujeta tan desagradable.

También se hace una breve alusión a La cultura de la violación, cuando, ya emprendido el viaje en bicicleta, frenan a tomar algo en el camino y Teeny le pregunta a Chrissy:

Teeny: “¿Te dieron alguna vez un beso francés?”

Chrissy: “¿Me estás cargando? ¡No quiero embarazarme!”

Roberta: “¡No podés quedar embarazada por besar!”

Chrissy: “Ya lo sé, cerebro de escarabajo, pero es sentido común saber que si besas con lengua un chico, automáticamente pensará que vas a hacer el asunto con él. No pueden evitarlo, se descontrolan, es la maldición masculina…”

¿Cuantos años tiene Chrissy? Menos de 15. Ella ya tiene bien en claro que es ella la que tiene que evitar que la violen, comportándose de la forma adecuada. Siempre será su culpa, nunca la del violador. No le enseñan que ella puede decir NO. Tampoco enseñan a los chicos la responsabilidad de sus actos, ni que pueden respetar al otre. Les enseñan para quedar impunes de sus abusos y violaciones que tienen una “maldición masculina”. Cuando, si lo pensamos bien, la maldición sería pura y exclusivamente femenina, no? Violadas y culpables.

La venganza de las chicas con “Los Gusanos” es lo que el feminismo propone contra el machismo. Igualdad de condiciones. Al sacarles la ropa los obligaron a ser vulnerables, a perder poder, a perder privilegios, a bajarse de ese lugar de machos ya que un macho nunca se vulnera. Su venganza fue volverlos iguales.

No se puede mostrar la imagen

De toda la charla con el “soldado hippie” (Brendan Fraser) lo único que rescato es el hecho de que les diga “No crean en la radio. No crean en la tele. Los padres mienten. Crean en ustedes mismas si tienen suerte.” Al igual que las escenas de Samantha lidiando con la separación de sus padres, en donde lo interesante es que se rebele contra lo preestablecido tanto con el nuevo novio de la madre como con la situación del enojo de la abuela:

Madre: “Tu abuela está disgustada porque tu papá se fue

Samantha: “¿Y? ¡Que le grite a él, que es quien se fue!”

Dejando en evidencia que no es “la tarea de una mujer mantener a su hombre contento en casa”.

Pero a propósito de rebelarse contra lo establecido, una de las mejores escenas es cuando Roberta juega al beisbol (sería el futbol de acá) y aparece un infaltable boludo diciendo que las chicas no pueden jugar. Entonces ella va y lisa y llanamente lo caga a piñas. Solamente frena cuando sus amigas consideran que “ya fue suficiente” y aunque Chrissy y Teeny que representan los estereotipos femeninos más débiles no aportan mucho al asunto, Samantha sí salta y le dice al machito:

Samantha: “¿Qué se siente que te cague a palos una niña blanca, eh?

Machito: “Es una lástima que tu madre esté muerta, alguien debería enseñarte a actuar como una chica”

Samantha se calienta y lo agarra a trompadas ella. Luego la vemos volver a casa más que contenta consigo misma, embarrada, rotosa, sorora y empoderada. Hermoso.

No se puede mostrar la imagen

En otra de las escenas, aparece también el Mansplaining. Scott intenta “mansplainear” a Roberta mientras juega sola al básquet. Un aplauso porque ella sin pensarlo un segundo lo manda al carajo:

Scott: “Así no entra.”

Roberta: “¿Y a vos quien te preguntó?”.

No se puede mostrar la imagen

Cuando él comienza a irse, ella le propone otro tipo de vínculo, de igual a igual, sin profesor ni alumna, y Scott acepta. Deja el machismo a un lado, deja de subestimarla. El ya entró en el vínculo de igualdad, es por eso que pide permiso para besarla y Roberta no sólo se lo permite si no que lo desea también. Diferenciación muy importante.

no se puede mostrar la imagen

El pacto de las pulseras entre Samantha y Teeny es muy lindo y sororo, aunque lo que desencadena la pérdida de una de esas pulseritas de paso a una de las escenas que menos me gustan del film. El peligro de vida de Samantha fuerza que se sepa que “El loco Petter” es una buena persona, sí. Pero me hubiera gustado mucho más el mensaje si Teeny hacía algo por salvar la vida de su mejor amiga más que llorar pasivamente pidiendo ayuda. Otra vez el mensaje principesco de siempre: “Esperá a ser rescatada”. No chicas, no hay que esperar nada, tenemos que salvarnos las unas a las otras.

No se puede mostrar la imagen

Así y todo, la película -si bien está pensada para un público infantil y tiene momentos bastante lentos y predecibles- es una gran oda a la sororidad, cerrando con el pacto fiel de “no importa lo que pase en la vida, siempre nos tendremos” Sellado con las cuatro manos unidas y el hermoso lema del film repetido un centenar de veces: UNA PARA TODAS Y TODAS PARA UNA.

no se puede mostrar la imagen

El último plano es, de nuevo, las cuatro jugando al juego que da comienzo a la película, ya adultas. Porque no importa cuántos años tengamos, siempre la unión hará la fuerza. Y créanme que no hay unión más fuerte y mágica que la sororidad.

Para terminar les dejo la única canción original de la banda sonora que, como les contaba al comienzo, lleva el mismo nombre que la película: “Now and Then”. La letra es linda, así que se las regalo traducida especialmente para la ocasión. Mientras la escuchan, pueden leerla acá.


¡Nos volvemos a encontrar en la próxima reseña!

Anna.

  • Si te gustó la nota, compartila en tus redes! •

Comentarios

    1. Autor de la
      Entrada
      Anna De Marco

      Me llena de alegría! Si te gusta el proyecto difundilo así se enteran más chicas que quizás estén en la misma 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *