Me llamo Anna De Marco. Soy feminista, escritora y cineasta.

¿Querés saber por qué creé una “Sororiteca”?

Además de todo esto que te contaba, casualmente soy mujer y durante mis treinta y un años de vida tuve siempre uniones hermosas y fuertes con amigas mujeres -cis, trans y todos los intermedios- que nada tenían que ver con los lazos femeninos débiles o nulos que nos mostraron siempre en una pantalla.

Cinefila de nacimiento, me crié teniendo que identificarme con los personajes masculinos que protagonizaban cada película que me gustaba porque, aún siendo chiquita, me daba cuenta que los personajes femeninos -si es que los había- eran lisa y llanamente una porquería. Personajes femeninos desabridos que no se parecían en nada a mis amigas, ni a mis conocidas, ni a mí misma. A veces veía alguna película “feminista” en donde mostraban una mujer fuerte y empoderada pero la fortaleza de esa mujer era siempre retratada de un modo sumamente solitario. A dónde estaban las amigas de esa mujer fuerte? Si no las visibilizan, no están! y el mensaje de esas historias no terminaba de cerrarme. Cada tanto -muy cada tanto!- disfrutaba del hallazgo increíble de alguna película que tenía personajes femeninos protagonistas y eran mujeres inteligentes, con ideales, con amigas fieles, empoderadas y valientes. Eran personas, bah, no un estereotipo deprimente. Atesoré en mi mente y corazón esas heroínas y empecé a llevarlas conmigo siempre, nunca más estuve sola. Así que en cualquier lado, tomando una cerveza, leyendo un libro, trabajando, esperando el colectivo, comprando en un kiosko… no era solo Anna, sino que también era Idgie, Thelma, Kit, Ruth, Towanda, Tank Girl, Louise, Dottie, Sarah…y más.

-“Hay un montón de mujeres y chicas que no oyeron nombrar siquiera todas esas películas que tan bien me hicieron! Que no las llevan consigo en su rincón más empoderado. Como puede ser!!?”-

Me encontré diciéndome más veces de las que puedo contar, al charlar con alguna conocida medio despistada.

Un día todos estos pensamientos desbordaron y en una noche de insomnio nació la idea de “La Sororiteca” para acercar este mundo audiovisual de sororidad a todas esas mujeres y chicas que todavía no se zambulleron en esta increíble pileta de personajes inolvidables. Para que puedas leer las recomendaciones y reseñas de estas pelis, para que te arengue a verlas y nunca más te pierdas una historia hermosa.

Y acá me pongo goma -si no es que me puse ya- para decirles que “La Sororiteca” se forja semana a semana a corazón abierto, para celebrar la única forma de liberación que existe: el feminismo. Para deconstruir los modelos vomitivos y solitarios sobre los que nos enseñaron a erigir nuestra femineidad, y cuestionar todas nuestras costumbres en pos del amor mas libertario que existe, el amor genuino de mujer a mujer, por la libertad de la compañera y de una misma. Ese amor libre es el arma más poderosa que tenemos: La Sororidad. Nos enseñaron a no unirnos nunca jamás, nos enseñaron que el peor enemigo de una mujer es otra mujer…

Y así y todo acá estoy, quebrándome el cerebro horas frente a una computadora para armar una página web sin un mango ni nociones de programación con el objetivo de transmitirles un:

-“Miren! No ven? Es mentira! Es una palabra que no nos enseñan, es un sentimiento que nos esconden, pero la sororidad existe! Somos todas una sola y millones a la vez!“-

Y allá están las compañeras gestando otras miles de formas de llamar a la unión.

Así desvelada diagramo y pienso y armo “La Sororiteca”, una videoteca de SORORIDAD, para celebrarla, para apostar con todas mis fuerzas a esa red enorme, para visibilizar películas que la cuenten y la enseñen. Armo La Sororiteca para que veas que somos un montón y estamos todas para atajarte siempre. Armo La Sororiteca para reseñar las películas que me hicieron abrir los ojos, que me enseñaron a ser más persona y menos estereotipa. Reseño porque cada vez que me apasiono por una película que sí representa nuestros ideales, que sí representa nuestro presente, que sí representa nuestra forma de relacionarnos con otras mujeres amigas, me brotan mil palabras para contarla, para describirla, para recomendarla. Reseño porque el cine es el arte que amo y me ayuda a desaprender la mierda aprendida.

Ojalá estas películas te enamoren como a mí, amiga lectora, y ojalá también que cada vez que estés mirando alguna de ellas sientas que estoy ahí, al lado tuyo arengando emocionada por algún diálogo en especial y pasándote un mate.

Anna.

 

PD: Además de ser la autora de La Sororiteca, soy realizadora audiovisual y junto a mi mejor amiga tengo una pequeña Productora Audiovisual (Cabrona Films).

Pertenezco también al Colectivo de Mujeres Audiovisuales de Argentina (MUA Argentina).

A fines de 2017, junto con dos amigas más, editamos el PRIMER LIBRO DE SORORIDAD ILUSTRADA DEL MUNDO en formato digital y de libre descarga (“Hacer Manada – Sororidad Iustrada“) reuniendo 152 mujeres ilustradoras de 27 países del mundo.